feminismos

La violencia no hace gracia, hace daño

Manifestamos nuestro rechazo absoluto a los comentarios machistas realizados en un grupo de Whatsapp y que han sido denunciados por la estudiante universitaria albaceteña sobre la que hablaban.

Bromas las justas, porque los comportamientos machistas son algo serio y nos produce una inmensa tristeza que se sigan produciendo entre jóvenes. No tienen justificación este tipo de comentarios; aunque se produzcan en un entorno privado, se está frivolizando con la utilización de la violencia hacia una chica.

Bromas las justas, porque ¿tiene gracia “violar”?

¿Hace reír “reventar la vagina a pollazos”?

¿”Marcarse una Manada” es un chiste?

Nuestra repulsa hacia este tipo de bromas vejatorias y deleznables, todo nuestro apoyo a la chica que ha interpuesto denuncia contra los autores. Reclamamos más programas de educación en igualdad en las aulas y medidas efectivas para la prevención de cualquier tipo de violencia machista.

Share

Nacer niña y pobre, doble situación de riesgo

Este fin de semana nos han conmocionado dos noticias terribles. El sábado moría Naiara, con tan sólo 8 años, a causa de la brutal paliza que, presuntamente, le había dado su tío. Y ayer domingo, salió a la luz el caso de otra menor que fue obligada a prostituirse desde los 15 años, con una truculenta historia de maltrato, embarazos y explotación sexual.

La Constitución Española de 1978 establece la obligación de los Poderes Públicos de asegurar la protección social, económica y jurídica de los menores. En ambos casos nos preguntamos quién garantizaba el “interés superior” de las menores.  ¿Quiénes velaban porque sus vidas se desarrollaran en entornos adecuados y libres de violencias? La respuesta es dura.

Más allá de las instituciones, apelamos al deber de la ciudadanía de comunicar a las autoridades cualquier situación anómala que detectemos o tengamos noticia respecto a cualquier menor.

Nadie elige dónde ni cómo nace. Nacer niña en una familia sin recursos económicos te sitúa en una situación de mayor vulnerabilidad que si naces niño; mayor riesgo de abusos, violaciones, embarazos no deseados, prostitución. A pesar de las leyes, la desprotección de algunas menores es una realidad demasiado habitual a nuestro alrededor. No seamos cómplices, ni miremos para otro lado. Exijamos que la protección de los menores sea realmente efectiva y construyamos un país en el que las niñas y niños sean una prioridad para las instituciones.

Secretaría de Igualdad, Sexualidades y Feminismos de Podemos Albacete.

Share